Lo que nadie te dice del Apio y los beneficios de incluirlo en tus comidas!

El apio es uno de los alimentos ricos en vitaminas y minerales capaces de producir un efecto positivo en nuestro organismo, sobre todo en el área intestinal, estomacal y del hígado debido a que quema grasas y depura el organismo con solo su consumo, ya sea en infusiones o en cualquier receta culinaria. No importa cual parte del apio consumas, todas son iguales de beneficiosas, pues las propiedades medicinales se encuentran en toda la hortaliza.

Cualidades curativas del apio

Beneficios del apio

El apio posee minerales como el fósforo, hierro, potasio y calcio. También contiene flavonoides, vitaminas B y C, fibra, cualidades diuréticas, laxantes, depurativas, expectorantes y tónicas. Estos componentes actúan en el organismo para erradicar inflamaciones de todo tipo y aumentar el trabajo metabólico, promoviendo una buena digestión.

Las vitaminas y fibra ayudan a quemar las grasas del hígado y de todo el organismo, esas que se saturan o almacenan en el organismo por lo que por lo general, perdemos peso. La combinación de los minerales y los antioxidantes hacen que el cuerpo genere más saliva y ácidos gástricos, beneficiando el proceso digestivo e intestinal, logrando depurar al organismo y eliminar todas las toxinas presentes.

Las enfermedades en la piel, así como las impurezas e irritaciones, disminuyen proporcionalmente con el apio. De igual manera, evita la aparición de arrugas y manchas oscuras. Por otro lado, la cicatrización por quemaduras o cortes leves y graves se ve repotenciada gracias al consumo de esta hortaliza. Asimismo, revitaliza el sistema inmunológico y le brinda mucha fuerza a nuestros huesos.

Enfermedades que trata y elimina el apio

  • Cálculos renales
  • Cálculos vesiculares
  • Reumatismo
  • Anemia
  • Hepatitis
  • Virosis ambientales
  • Secreciones pulmonares
  • Lesiones musculares, articulares, etc.
  • Sensaciones afónicas
  • Indigestión
  • Malestares estomacales de todo tipo
  • Anorexia
  • Congestiones nasales
  • Diabetes
  • Recetas con apio

Té nocturno de apio:

Coloca cualquier parte del apio (tallo, raíz, hojas) en una olla con agua sobre el fuego y déjalo hervir. Una vez que haya llegado al punto de ebullición, retira del fuego, cuela el líquido y viértelo en una taza de té para posteriormente beberlo. Es necesario que no lo endulces con nada y que lo bebas por las noches para que sus efectos se combinan con el trabajo desintoxicante que realiza el cuerpo.

En comidas:
Existen dos opciones, lo mezclas con el resto de verduras que utilices para preparar sopa, o lo sofríes. Cortas en trozos pequeños el apio y lo mezclas con rodajas de cebolla y un poquito de aceite de oliva para empezar a freírlos a fuego lento por lo menos hasta que notes que el apio tenga un aspecto dorado. Puedes agregar un poco de agua y sazonarlo con tus ingredientes cotidianos y, una vez terminada la comida proceder a consumirla.